13/01/24

Cuáles son las pruebas que se exigen para pasar la ITV

Todos los vehículos deben someterse a la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). La periodicidad depende de la antigüedad del vehículo. 

Los automóviles y las motocicletas han de pasar la ITV cuatro años después de su matriculación. A partir de entonces, la inspección debe efectuarse cada dos años; una vez alcanzan la década, la ITV se requiere anualmente. En el caso de los vehículos industriales, se establece una programación de revisiones más frecuente.

Al llevar el vehículo a la ITV se revisa la carrocería, chasis y exterior; el interior; el alumbrado y la señalización; las emisiones; el sistema de frenado; la dirección; el eje, ruedas, neumáticos y suspensión; y el motor y la transmisión. 

Desde mediados de mayo de 2023 hay dos pruebas más: 

Sistema de llamada de emergencia (eCall): Requisito obligatorio únicamente para aquellos homologados a partir del 2018.

Recopilación de datos OBFCM (On-Board Fuel Consumption Meter): OBFCM solo se aplica a los que fueron matriculados desde enero de 2021.

Qué se revisa al pasar la ITV

Desde la AECA-ITV resumen en 10 pasos el proceso de la inspección técnica de vehículos y los elementos que se comprueban. Insisten en que, durante el proceso, no se efectúa el desmontaje de ningún elemento.

  • 1. Identificación del vehículo: Se comprueba que la marca, modelo, número de bastidor y matrícula del vehículo coincidan con los indicados en la documentación.
  • 2. Acondicionamiento exterior, carrocería y chasis: Se verifica que no haya defectos de oxidación y corrosión que puedan comprometer la seguridad del vehículo, así como aristas vivas peligrosas para los peatones. Además, se examina el estado de las puertas y sus mecanismos.
  • 3. Visibilidad: Se examina el estado de las lunas y el parabrisas, así como el correcto funcionamiento de los limpiaparabrisas y lavaparabrisas. Además, se inspeccionan los espejos retrovisores.
  • 4. Acondicionamiento interior: Se revisan elementos como los asientos y los cinturones de seguridad. También se verifica que no haya nada obstaculizando el campo visual.
  • 5. Alumbrado y señalización: Se chequea la orientación, funcionamiento y homologación de los dispositivos de iluminación y señalización.
  • 6. Emisiones contaminantes: Se miden los niveles de emisiones para comprobar que sean inferiores a los límites establecidos de acuerdo con la fecha de fabricación y el tipo de combustible del vehículo. También se verifica el nivel de ruido.
  • 7. Dispositivos de frenado: Se comprueba la eficacia, estado y funcionamiento del sistema de frenado.
  • 8. Dirección: Se supervisa su estado y funcionamiento, así como las posibles holguras de los elementos de la dirección del vehículo.
  • 9. Ejes, ruedas, neumáticos y suspensión: Se observa el estado general de los ejes, ruedas y de los diferentes componentes de la suspensión. También que los neumáticos sean los homologados.
  • 10. Motor y transmisión: Se comprueba el estado del motor, la batería y el depósito de combustible. También se verifica el sistema de escape y la transmisión.
  • 11. Otros componentes: Dependiendo del tipo de vehículo, se comprueban los componentes y documentación específica (tacógrafo, limitador de velocidad, control electrónico de estabilidad, etc.).

Láminas adhesivas solares en el parabrisas delantero.

Además en la última versión del ‘Manual de Procedimiento de la ITV’ se han actualizado las condiciones para la instalación de láminas adhesivas solares en el parabrisas delantero. Antes, solo estaban permitidas en vehículos conducidos por personas diagnosticadas con lupus.  Ahora se ha ampliado la posibilidad de colocar láminas en otros casos de enfermedades que tengan efectos equivalentes en términos de exposición a los rayos UV, siempre y cuando estén homologadas. Los propietarios del vehículo deberán, además, justificar la necesidad médica de instalar esta protección adicional.

Fuente: Revista Consumer