05/02/24

A la hora de alquilar una casa, ¿qué seguros existen para proteger nuestra tranquilidad?

La protección de la vivienda le corresponde al propietario. Él es el responsable de mantener la integridad y buenas condiciones de la misma. Por eso, su principal interés será elegir una póliza de seguros de hogar que incluya coberturas para el continente. Si la vivienda se alquila amueblada, también será interés del propietario tener cobertura por los daños que pueda sufrir el contenido, es decir, sus enseres de cocina, mobiliario, electrodomésticos o todo aquello que haya dejado en la vivienda.

El inquilino debe ocuparse de sus propios bienes. Independientemente de las coberturas que tenga o no contratadas el propietario, es aconsejable que tenga su propio seguro de hogar que cubra el contenido, es decir, los daños que puedan sufrir sus muebles, equipos informáticos, ropa, joyas, etc.

Ya tenemos claro cómo proteger los bienes. Pero ¿qué ocurre cuando causamos daños a un tercero? Aquí la línea la marca la causa de los daños. Si se rompe una tubería de la calefacción y causa una humedad al vecino, en ese caso es cosa de la vivienda, es decir del propietario. ¿Y qué ocurre si el inquilino se deja el grifo abierto? En este caso, la póliza del propietario no lo cubriría, ya que sería responsabilidad del causante del daño.

Tener un seguro de hogar no es obligatorio por ley, pero si es muy recomendable. Y aunque los propietarios no pueden imponerlo, sí puede estar entre las condiciones que se pactan a la hora de firmar el contrato de alquiler.